Remediación

El bombeo y tratamiento (Pump&Treat) es una de las técnicas de descontaminación más habituales para la remediación de aguas subterráneas afectadas por:

  • Contaminación disuelta: productos químicos disueltos, solventes y metales, combustibles, entre otros.
  • Fase libre: contaminante líquido inmiscible en el agua o producto libre, que puede ser ligera, que flota sobre la lámina de agua subterránea (aceite, gasolina, etc.), o densa (disolventes clorados, creosota).

Proceso del tratamiento de remediación

Se aplica instalando una batería de pozos de extracción sobre los que se realiza el bombeo, bien desde el interior del pozo, empleando bombas eléctricas o neumáticas, aplicando una combinación de ambas (doble bombeo) o bien desde superficie con bombas neumáticas si el nivel freático es poco profundo.

Esta técnica puede complementarse con la inyección de agua y agentes que favorezcan la movilización de los contaminantes hacia los puntos de bombeo.

El agua contaminada extraída o el conjunto agua- fase libre, se tratan en superficie mediante métodos físicos, químicos o una combinación de ambos.

Se emplea para los siguientes fines:

  • Remediación: reducir la concentración de contaminantes disueltos en el agua o extraer fase libre.
  • Contención hidráulica: interceptar el movimiento de las aguas contaminadas o de la pluma de fase libre y evitar su movilización.

Aplicabilidad del bombeo y tratamiento

Esta técnica es adecuada para acuíferos con una conductividad hidráulica media y alta, mientras que no es apta en medios poco permeables (arcillas) ni acuíferos poco productivos.

Los aspectos a considerar para valorar si su aplicabilidad es óptima son variables: características del terreno, tipo de contaminación, objetivos de descontaminación a alcanzar, número de puntos de bombeo necesarios, caudal de bombeo, profundidad del nivel freático y tiempo de operación, entre otros.

remediacion de agua

remediacion de agua

 

 

 

 

 

 

Ventajas del tratamiento

Resaltamos como ventajas de esta técnicas de remediación:

  • Aplicable en grandes extensiones
  • Única opción para afecciones a gran profundidad.
  • Adecuada para fase libre ligera (combustibles) y pesada (clorados, creosota)
  • Amplio rango de contaminantes: inorgánicos (metales) y orgánicos (combustibles, disolventes).

Limitaciones

  • No es una técnica efectiva en presencia de contaminantes precipitados o adsorbidos
  • No aplicable en medios poco permeables
  • Plazo de aplicación medio a largo
  • Consumo eléctrico y generación de residuos significativos

No es una técnica especialmente costosa, aunque requiere de una fase inicial con una fuerte inversión y una fase de operación con costes relativamente bajos.

La eficacia de esta metodología de bombeo y tratamiento, como en otras técnicas de remediación del subsuelo es la disminución conforme avanza el proceso. Por ello, en numerosas ocasiones una vez alcanzados los objetivos de remediación en un 85-95 %, para completar la remediación se emplean metodologías menos intensivas y menos gravosas económicamente.

En caso de estar interesado en recibir más información en relación con este tema, no dudéis en poneros en contacto con nosotros.

Publicado el 01/03/17