Técnica de remediación: Alto Vacío

La extracción por alto vacío (High vacuum extraction) es una metodología para la descontaminación “in situ” de acuíferos afectados por fase libre de contaminantes ligeros (fase libre ligera) y agua contaminada. También se conoce como extracción Multifase (MPE, Multi Phase extraction) o Dual Phase Extraction (DPE), porque permite extraer simultáneamente fase líquida y fase gaseosa

En qué consiste:

Consiste en la aplicación de alto vacío al terreno a través de pozos de extracción, mediante tuberías de pequeño diámetro (slurper) instaladas en dichos pozos con el fin de recuperar la fase libre y extraer del subsuelo el agua contaminada y vapores de la zona no saturada (Zona vadosa).

A la vez que se recupera producto libre y agua, se extraen vapores de la zona vadosa y se genera una ventilación forzada en la zona contaminada que puede favorecer la biodegradación, motivo por el cual también es conocida esta técnica como Bioslurping

Se extrae principalmente fase gaseosa: aire y vapores. En la corriente gaseosa se arrastra la fase líquida que es trasportada en forma de gotas dentro de la corriente de aire.

El agua contaminada, la fase libre y los gases extraídos del subsuelo son tratados en superficie mediante métodos físicos, químicos o una combinación de ambos.

Aplicabilidad de la técnica de alto vacío

Se utiliza en acuíferos poco profundos contaminados por fase libre sobrenadante (Light nonaqueous phase liquid, LNAPL) en agua subterránea. En general se emplea en terrenos que presente una permeabilidad media o baja, donde no haya agua suficiente para poder aplicar la técnica del bombeo.

Para obtener un rendimiento adecuado se recomienda emplear esta técnica en puntos en los que el agua subterránea se localice a una profundidad de 7 a 8 m. Generalmente, se considera que a partir de los 10 m de profundidad esta técnica no obtiene resultados adecuados, aunque en la práctica otros factores pueden intervenir. Por ello, es recomendable realizar ensayos piloto a fin de comprobar la idoneidad de aplicar el tratamiento con alto vacío. Asimismo, estas pruebas permitirán diseñar el sistema de remediación, definiendo el número de pozos, radio de actuación, tipo de bomba de vacío, etc.

El sistema deprime el nivel freático alrededor del pozo de extracción, exponiendo parte de la formación a la acción del alto vacío, lo que facilita el tratamiento de la zona de oscilación del nivel freático.

Ventajas

Entre las principales ventajas del tratamiento con alto vacío destacan las siguientes.

  • Permite tratar a la vez la zona vadosa y extraer el agua subterránea contaminada y/o el contaminante no disuelto sobrenadante.
  • Es aplicable en suelos de baja permeabilidad donde el bombeo sería poco eficaz.
  • No requiere instalar bombas en cada uno de los pozos de operación, por lo que la instalación y mantenimiento de los equipos es menos complicada que la requerida en el caso del bombeo. Además, no existe riesgo deflagración en los puntos de extracción.
  • Es un tratamiento adecuado para instalaciones en uso, generando poca interferencia con la operación habitual de la instalación.

Limitaciones

Algunas limitaciones de esta técnica se incluyen a continuación.

  • Coste de implantación alto, en relación con el número de pozos de extracción a instalar, que suele ser elevado.
  • Coste alto durante el tratamiento. Consumo de electricidad y gestión de residuos
  • Se requieren equipos específicos y sofisticados.
  • El proceso de Monitorización complejo.
  • Radios de influencia medios-bajos.
  • Aplicación limitada en función de la profundidad.
  • Debe extremarse la precaución y el control de explosividad durante la aplicación del alto vacío y en especial durante la fase de Puesta en Marcha. La explosividad es el principal riesgo de estos equipos, ya que los gases extraídos del subsuelo pueden ser inflamables.

La eficacia de esta metodología de tratamiento, como en otras técnicas de remediación del subsuelo, disminuye conforme avanza el proceso. Por ello, una vez alcanzados los objetivos de remediación en un 85-95 %, para completar la remediación se emplean metodologías menos intensivas y menos gravosas económicamente.

En caso de estar interesado en recibir más información en relación con este tema, no dudéis en poneros en contacto con nosotros.

Publicado el 30/05/17


OFICINAS CENTRALES

Conde de Peñalver, 38 3ª planta · 28006 Madrid (España)

+34 91 411 92 15

info@emgrisa.es

OFICINAS PERÚ

Avda. Victor Andrés Belaúnde 147

Edificio Real 6, Of. 605 · San Isidro – Lima (Perú)

+51 171 659 08

info@emgrisa.pe

Nuestra experiencia, nuestro mejor servicio

Suscríbete a nuestra Newsletter

Acepto la política de privacidad