Entradas

residuos

Subproducto o Residuo

Según la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, un subproducto es cualquier sustancia u objeto, resultante de un proceso de producción, cuya finalidad primaria no sea la producción de esa sustancia u objeto.

Requisitos para ser considerado subproducto

  1. Que se tenga la seguridad de que la sustancia u objeto va a ser utilizado ulteriormente,
  2. Que la sustancia u objeto se pueda utilizar directamente sin tener que someterse a una transformación ulterior distinta de la práctica industrial habitual,
  3. Que la sustancia u objeto se produzca como parte integrante de un proceso de producción, y
  4. Que el uso ulterior cumpla todos los requisitos pertinentes relativos a los productos así como a la protección de la salud humana y del medio ambiente, sin que produzca impactos generales adversos para la salud humana o el medio ambiente.

Para poder considerar una sustancia u objeto como subproducto, estas cuatro condiciones deberán cumplirse de forma simultánea; esto es, sólo si satisfacen todas y cada una de ellas, estaremos ante un subproducto; en caso contrario el régimen jurídico aplicable será necesariamente el de los residuos.

Normativa de aplicación para el subproducto

En consecuencia, aquellas sustancias u objetos que se declaren como subproductos les será de aplicación la normativa específica para productos o sustancias, en particular, el Reglamento (CE) 1907/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo relativo al registro, la evaluación, la autorización y la restricción de las sustancias y preparados químicos (REACH) y el Reglamento (CE) 1272/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de diciembre de 2008 sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas (CLP) y otras normativas específicas que pueden afectar a la sustancia.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha publicado recientemente un “Procedimiento para la Declaración de subproducto” que ayuda a la evaluación de la consideración de un residuo de producción utilizado en un uso específico, como subproducto. En dicho documento se incorpora el siguiente esquema de cómo los residuos de los procesos de producción pueden considerarse subproductos y cuál es el régimen jurídico aplicable en cada etapa.

proceso subproducto

Esquema de subproducto. Fuente: MAGRAMA

Procedimiento para la Declaración de subproducto

A continuación, se exponen los pasos y las dificultades a la hora de declarar un residuo como subproducto, en base a los requisitos mencionados anteriormente.

Respecto al primer requisito, “que se tenga la seguridad de que la sustancia u objeto va a ser utilizado ulteriormente”, resulta necesario tener mayor información sobre el mercado existente y la demanda del material. El interesado en que un residuo sea declarado subproducto (solicitante) debería aportar la tasa de utilización del residuo de producción (cantidad anual estimada de residuo de producción que se espera gestionar como subproducto), con objeto de evaluar si existe la posibilidad de que dicho residuo pueda permanecer almacenado durante un tiempo prolongado o si, por el contrario, el uso es inmediato. También debería indicar si se espera que los usos sean esporádicos o continuados.

En relación al requisito de “que la sustancia u objeto se pueda utilizar directamente sin tener que someterse a una transformación ulterior distinta de la práctica industrial habitual”, es imprescindible aclarar qué se entiende por “transformación ulterior distinta a la práctica industrial habitual”.

En primer lugar, es necesario especificar qué procesos y/o tratamientos se consideran “transformadores”. Si precisa de transformación es que probablemente estemos ante un residuo que se ha modificado (se ha transformado) para darle un valor (en definitiva, se ha valorizado). En este sentido, surge el problema de que una homogenización o una estabilización no son operaciones de valorización, sin embargo, las características del residuo se ven modificadas.

En segundo lugar, es necesario concretar qué se considera una práctica industrial habitual. Si las tareas de transformación forman parte integrante del proceso de producción sin solución de continuidad, la sustancia, material u objeto en cuestión podrá considerarse como un subproducto. Si no fuera así, entonces se acercaría más al concepto de residuo sometido a operación de valorización.

Una vez aclarados estos puntos, el solicitante deberá proporcionar toda la información que permita evaluar si el residuo es usado directamente sin ningún tipo de transformación adicional o si requiere algún tipo de tratamiento diferente al habitual.

Los interesados en la declaración de un residuo bajo la figura de subproducto, deberían facilitar los datos relativos al proceso en el que se produce el residuo, así como el resto de productos/residuos que se liberan en ese proceso productivo.

Si en este trámite se demuestra que efectivamente “la sustancia se genera en un proceso productivo”, esta información sería válida para justificar este requisito. Ahora bien, también debería aclararse qué se entiende por proceso de producción.

El procedimiento de subproducto define proceso de producción como “actividad cuyo objetivo principal es la obtención de un determinado producto con unas características determinadas, como sucede en la producción industrial y en la producción agrícola y ganadera”.

A menudo, alguna de las tareas de la cadena de valor de un subproducto se realizan en las instalaciones del fabricante, pero otras son realizadas en las del siguiente usuario, e, incluso, otras pueden ser efectuadas por intermediarios. Pero siempre que sean parte integrante del proceso de producción, estas tareas no impedirán que el material se considere subproducto.

En este punto surgen dudas del tipo: “¿un proceso auxiliar de depuración de gases o efluentes, se considera proceso de producción?”. La respuesta puede encontrarse en el documento “COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN AL CONSEJO Y AL PARLAMENTO EUROPEO. Comunicación interpretativa sobre residuos y subproductos” (Bruselas, 21.2.2007, COM(2007) 59 final), donde los residuos de yeso procedentes de la desulfuración de los gases de combustión se consideran no residuos, y por tanto, susceptibles de considerarse subproductos, interpretándose en consecuencia, que el concepto de proceso de producción, incluye también los procesos auxiliares de depuración que sean necesarios para la fabricación del producto principal que se desea obtener.

Por último, respecto a “cumplir todos los requisitos pertinentes relativos a los productos así como a la protección de la salud humana y del medio ambiente, sin que produzca impactos generales adversos para la salud humana o el medio ambiente”, los interesados deberían presentar una evaluación de los posibles efectos de salud y ambientales derivados de la utilización del residuo de producción, teniendo en cuenta todos los receptores y medios que pueden verse afectados (suelo, aire, agua) y comparación con los efectos de salud y ambientales que se pueden producir durante la manipulación y utilización de la materia prima a la que pretende sustituir.

Como puede comprobarse, algunos de los aspectos para la aplicación del concepto de subproducto no parecen del todo definidos, lo que podría dificultar su aplicación.

En cualquier caso, será el Grupo de Trabajo de la Comisión de Coordinación en materia de residuos, el responsable de evaluar el cumplimiento de las condiciones del artículo 4 para la utilización en uso específico del residuo de producción en cuestión. Como resultado de este análisis se aprobará, si procede, la correspondiente Orden Ministerial, que será de carácter abierto a todas aquellas empresas que quieran gestionar un subproducto bajo las condiciones establecidas en dicha Orden.

Si quiere realizar alguna consulta en relación con este tema o con nuestros servicios, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

 

Uso de residuos inorgánicos en la industria de los fertilizantes

En desarrollo de lo dispuesto en el Reglamento (CE) nº 2003/2003 del Parlamento Europeo y del Consejo de 13 de octubre de 2003, relativo a los abonos, se publicó el Real Decreto 824/2005, de 8 de julio, sobre productos fertilizantes. Este último fue derogado posteriormente por el Real Decreto 506/2013, de 28 de junio, sobre productos fertilizantes para precisar en detalle la regulación vigente y actualizar las remisiones a otras normas españolas y de la Unión Europea.

Este nuevo Real Decreto contempla la posibilidad de utilizar residuos inorgánicos directamente como fertilizantes o como materia prima en su fabricación, debido a la situación económica actual y a la necesidad de las empresas de reducir costes de gestión de sus residuos (artículo 17).

En los países europeos donde se hace uso de este tipo de residuos, éstos están regulados a través de la existencia de listados positivos con mayor o menor posibilidad de ser ampliados. Existe una gran heterogeneidad de los parámetros de control y los límites máximos utilizados.

En España

En nuestro país, el Real Decreto 506/2013 contempla algunos residuos inorgánicos como enmiendas en su Anexo I, entre los cuales se citan las espumas de azucareras, el alperujo o el sulfato cálcico precipitado obtenido en la producción del ácido fosfórico.

Además, algunas Comunidades Autónomas han concedido autorizaciones para la utilización de determinados residuos en el marco de sus autorizaciones ambientales integradas pero no hay normativa específica que regule su uso y en el que se contemplen unos criterios de control para coordinar todos los residuos inorgánicos a los que se les puede dar una valorización para su uso posterior como fertilizantes. La valorización de los residuos pasa por poder utilizar los mismos sin que ello represente un riesgo adicional al uso de cualquier otro producto fertilizante, tanto para la salud humana como para el medio ambiente.

Los residuos inorgánicos que pueden o podrían ser utilizados directamente como fertilizantes o como materias primas en su fabricación (como nutriente o reactivo), presentan orígenes, composiciones, necesidades de tratamiento y formas de aplicación muy diversos. Algunos ejemplos de este tipo de residuos son los residuos cálcicos de reacción, en forma sólida, procedentes de la desulfuración de gases de combustión; el electrolito de pilas y acumuladores recogidos selectivamente, procedentes de la recuperación de baterías de plomo o el polvo de extintores ABC. En algunos casos se desconoce su composición y por lo tanto, los potenciales riesgos para la salud humana y el medio ambiente.

Requisitos a cumplir por los residuos inorgánicos

Tal y como propone Holanda, un residuo sólo debería poder utilizarse como fertilizante o como materia prima para la fabricación de fertilizantes si cumple los siguientes requisitos:

  • su origen es conocido
  • sustituye a una materia prima o fertilizante determinada
  • no plantea problemas ambientales durante su gestión (olores, dispersiones, etc.)
  • su composición es constante en el tiempo y conocida
  • no supone un riesgo para la salud humana ni para el medio ambiente
  • no plantea problemas de lixiviación a largo plazo en el medio ambiente
  • el fertilizante final obtenido no supera los criterios ambientales definidos, y
  • cumple con los requerimientos nutricionales exigidos por la legislación vigente.

Residuos inorgánicos como fertilizantes

En la actualidad existe una propuesta de criterios ambientales y de seguridad del Grupo de Trabajo de Fertilizantes de la Comisión Europea para todas las categorías de productos que englobará la nueva versión del Reglamento de Fertilizantes.

Si quiere realizar alguna consulta en relación con este tema o con nuestros servicios, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

 

Aprobación del Real Decreto 180/2015, sobre el traslado de residuos en el interior del Estado

Entra en vigor el Real Decreto 180/2015, de 30 de marzo, por el que se regula el traslado de residuos en el interior del territorio del Estado, con su publicación en el BOE nº 83 el 7 de abril. Con él se pretende desarrollar la aplicación del artículo 25 de la Lay 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados.

Aspectos principales

  1. No discrimina entre el traslado de residuos peligrosos y el de no peligrosos, excepto lo dispuesto en el artículo 3, incluyendo los residuos destinados a valorización.
  2. Introduce la figura de Operador del traslado, que es la persona física o jurídica que pretende trasladar o hacer trasladar residuos para su tratamiento y en quien recae la obligación de notificar el traslado.
  3. Identifica dos tipos de documentos, que se deberán de tramitar por vía electrónica:
    • Documento de identificación, coherente con el contrato de tratamiento de residuos, sustituye al DCS (Anexo I)
    • Notificación previa de traslado (Anexo II), para los residuos peligrosos, residuos destinados a eliminación y residuos destinados a incineración (valorización)
  4. Articula un mecanismo de control de residuos en el interior de la propia comunidad autónoma, en la que cada una de ellas informará a la Comisión de coordinación en materia de residuos del régimen de vigilancia y control que establezca en su territorio.
  5. También regula el régimen de traslado de residuos con tránsito por otro país conforme al Reglamento (CE) nº 1013/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo de 14 de junio de 2006.
  6. En situaciones de emergencia, estarán exentos de este real decreto, aunque los operadores deberán informar lo antes posible a las comunidades autónomas afectadas.

Procedimiento de actuación

  1. Contrato de residuos, conforme al artículo 5, entre el operador y el destinatario del traslado, donde se regula que hacer con los residuos en caso de rechazo.
  2. Redactar el Documento de identificación, conforme a Anexo I, por el operador.
  3. Notificación previa de traslado (10 días antes de efectuarse el mismo), en caso de que proceda. Si no carta de porte, albarán o similar, que incluya lo dispuesto en el Anexo II. Se deberá realizar el traslado únicamente cuando las comunidades autónomas lo aprueben (tienen un plazo de 10 días desde la fecha de entrega de la notificación previa)Procedimuento de traslado de residuos
  4. El Operador entrega el Documento identificativo al transportista que a su vez lo entrega al Destinatario del traslado.
  5. El Destinatario tiene 30 días para determinar si acepta o rechaza los residuos conforme al contrato. En caso de aceptación remite el Documento de Identificación y la aceptación de entrega de los residuos, al Operador.Traslado de residuos
  6. En caso del que Destinatario rechace los residuos, los devolverá al Operador junto con el documento de identificación de los mismos ó los enviará a otras instalaciones acordadas previamente en el contrato, junto con un nuevo Documento de Identificación. En caso de que esto suceda se deberá presentar a las comunidades autónomas una nueva notificación de traslado.Traslado de residuos 2

Emgrisa es gestora de residuos industriales. Si quiere saber más sobre nosotros y de nuestros servicios pinche aquí.

Fuente de las figuras utilizadas: MAGRAMA

 

News

residuos

ENTRADA EN VIGOR DE LA NUEVA LEGISLACIÓN COMUNITARIA EN MATERIA DE RESIDUOS

El próximo lunes 1 de junio entra en vigor la nueva legislación comunitaria en materia de residuos, es decir:

A continuación se detallan las principales modificaciones que afectan de esta legislación:

Decisión de la Comisión 2014/955/UE

La nueva Lista Europea de Residuos (LER) incorpora cambios eliminando redundancias y actualizando términos:

  • Del capítulo 13 “Residuos de aceites y de combustibles líquidos (excepto los aceites comestibles y los de los capítulos 05 y 12)”, se elimina la excepción de los del capítulo 19.
  • Del código “01 03 09 Lodos rojos procedentes de la producción de alúmina distintos de los mencionados en el código 01 03 10”, se sustituye la anterior referencia al código 01 03 07 por la del código 01 03 10.
  • Del código “15 01 11* Envases metálicos, incluidos los recipientes a presión vacíos, que contienen una matriz sólida y porosa peligrosa (por ejemplo, amianto)”, se añade el ejemplo del amianto.
  • Del código “16 08 04 Catalizadores usados procedentes del craqueo catalítico fluido (excepto los del código 16 08 07)”, se elimina la referencia “en lecho” fluido.
  • Se introducen los nuevos códigos “16 03 07*” Mercurio metálico y  “19 03 08* Mercurio parcialmente estabilizado
  • Del código “19 04 02* Cenizas volantes y otros residuos del tratamiento de gases de combustión”, se introduce la mención “de combustión”.
  • Del código “19 08 09 Mezclas de grasas y aceites procedentes de la separación de agua/sustancias aceitosas que contienen solamente aceites y grasas comestibles”, se introduce la mención “comestibles”.

Reglamento UE 1357/2014

Entre otros cambios, el nuevo Reglamento modifica la nomenclatura de las frases H, tal como figuran en el Anexo III de la Ley 22/2011 del 28 de julio por “HP”, evitando así confusiones con las frases H del Reglamento CLP:

Anexo III Ley 22/2011, de 28 de julio

Anexo III modificado por el Reglamento 1357/2014 de 18 de diciembre de 2014

H1 “Explosivo”HP1 “Explosivo”
H2 “Oxidante”HP 2 “Comburente”
H 3-A “Fácilmente inflamable”HP 3“Inflamable”:
H 4 “Irritante”HP 4“Irritante
H 5 “Nocivo”HP 5 “Toxicidad específica en determinados órganos (STOT en su sigla inglesa)/Toxicidad por aspiración”
H 6 “Tóxico”HP 6 “Toxicidad aguda”
H 7 “Cancerígeno”HP 7“Carcinógeno”:
H 8 “Corrosivo”HP 8“Corrosivo”
H 9 “Infeccioso”HP 9“Infeccioso”
H 10 “Tóxico para la reproducción”HP 10“Tóxico para la reproducción”:
H 11 “Mutagénico”HP 11“Mutágeno”:
H 12 “Residuos que emiten gases tóxicos o muy tóxicos al entrar en contacto con el aire, con el agua o con un ácido”HP 12“Liberación de un gas de toxicidad aguda”
H 13* “Sensibilizante”HP 13 “Sensibilizante”
H 14 “Ecotóxico”HP 14“Ecotóxico”
H 15 “Residuos susceptibles, después de su eliminación, de dar lugar a otra sustancia por un medio cualquiera, por ejemplo, un lixiviado que posee alguna de las características antes enumeradas”.HP 15“Residuos que pueden presentar una de las características de peligrosidad antes mencionadas que el residuo original no presentaba directamente”.

La determinación de si un residuo es o no peligroso, se llevará a cabo, identificándolo dentro de la Lista LER que figura en la Decisión de la Comisión 2014/955/UE.

  • Si dicho residuo figura descrito únicamente con un código LER sin asterisco, el residuo será no peligroso.
  • Si el residuo figura descrito únicamente con un código LER con asterisco, el residuo será peligroso.

Reglamento (CE) Nº 1272/2008

El etiquetado de residuos peligrosos se regula en el artículo 14 del Real Decreto 833/88. No obstante los apartados 3 y 4 de dicho artículo quedarán modificados a partir del 1 de junio de 2015, al ser sustituidas las Directivas 67/548/CEE y la Directiva 1999/45/CE en las que se basaba el actual etiquetado de los residuos peligrosos por el Reglamento (CE) nº 1272/2008 sobre clasificación, envasado y etiquetado de sustancias y mezclas.(CLP), y por tanto la naturaleza de los riesgos en el etiquetado deberá indicarse de acuerdo con el citado Reglamento CLP.

¿Desea más información?

Wikis

residuos

Lindano: descripción y toxicidad

El lindano es un isómero del hexaclorociclohexano (HCH). El HCH es una sustancia artificial sintetizada por Faraday, descubridor del benceno, en 1825 mediante la reacción de benceno y cloro en presencia de luz. Existen ocho isómeros principales de HCH. Van der Linden aisló el isómero ϒ en 1912 y en la década de 1940 se identifica que el isómero ϒ-HCH, comúnmente denominado lindano, posee buenas propiedades como pesticida de amplio espectro (Vijgen 2006). No es hasta la década de 1950 cuando se comienza a producir a gran escala en todo el mundo el HCH técnico (mezcla de isómeros), comercializándose el lindano para actividades agrícolas, forestales e incluso para uso doméstico.

Toxicidad y efectos

El lindano y el resto de isómeros de HCH son persistentes en suelos y aguas y susceptibles de bioacumulación y biomagnificación en la cadena trófica. Se han descrito efectos neurológicos en animales y seres humanos, efectos hepáticos, inmunológicos y efectos en el sistema reproductor. Asimismo existen evidencias de carcinogenicidad y efectos teratogénicos en animales y de toxicidad para las plantas.

A causa de su toxicidad, liposolubiliad (bioacumulación), volatilidad (transporte) y persistencia en el medio ambiente, el lindano y varios isómeros del HCH han sido incluidos en la lista de contaminantes orgánicos persistentes (POP por sus siglas en Inglés) del Convenio de Estocolmo.

LindanoFuente: Wikipedia

El lindano en España

En España, el lindano fue producido en 4 factorías: dos de ellas situadas en el País Vasco; una tercera en Galicia y la cuarta en Sabiñánigo (Huesca). En todos estos casos su producción generó grandes problemas ambientales, no en vano de cada 10 kg de HCH técnico producido, únicamente se obtiene 1 kg de lindano, por lo que la generación de residuos fue ingente.

Desde 2009 y de forma prácticamente ininterrumpida, Emgrisa colabora con el Ministerio de Medio Ambiente, el Gobierno de Aragón y con la Confederación Hidrográfica del Ebro en diversos proyectos relacionados con la problemática ambiental generada por los vertederos de Sardas y Bailín, dentro del término municipal de Sabiñánigo (Huesca), donde se depositaron los residuos de producción de lindano desde 1970 hasta los años 90.

¿Desea más información?

Residuos Industriales Peligrosos

Según la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, un residuo industrial es el resultante de los procesos de fabricación, de transformación, de utilización, de consumo, de limpieza o de mantenimiento generados por la actividad industrial, excluidas las emisiones a la atmósfera reguladas en la Ley 34/2007, de 15 de noviembre.

Un residuo peligroso es aquel que presenta una o varias de las características peligrosas enumeradas en el anexo III y aquél que pueda aprobar el Gobierno de conformidad con lo establecido en la normativa europea o en los convenios internacionales de los que España sea parte, así como los recipientes y envases que los hayan contenido.

Los residuos industriales peligrosos, tienen su origen en un proceso industrial y cumplir alguno de los aspectos recogidos en el Anexo III de la Ley 22/2011.

Características de los residuos que permiten calificarlos como peligrosos

H 1 «Explosivo»: Se aplica a las sustancias y los preparados que pueden explosionar bajo el efecto de la llama o que son más sensibles a los choques o las fricciones que el dinitrobenceno.

H 2 «Oxidante»: Se aplica a las sustancias y los preparados que presentan reacciones altamente exotérmicas al entrar en contacto con otras sustancias, en particular sustancias inflamables.

H 3-A «Fácilmente inflamable» se aplica a:

  • Las sustancias y los preparados líquidos que tienen un punto de inflamación inferior a 21 ºC (incluidos los líquidos extremadamente inflamables).
  • Las sustancias y los preparados que pueden calentarse y finalmente inflamarse en contacto con el aire a temperatura ambiente sin aporte de energía.
  • Las sustancias y los preparados sólidos que pueden inflamarse fácilmente tras un breve contacto con una fuente de ignición y que continúan ardiendo o consumiéndose después del alejamiento de la fuente de ignición.
  • Las sustancias y los preparados gaseosos que son inflamables en el aire a presión normal.
  • Las sustancias y los preparados que, en contacto con el agua o el aire húmedo, desprenden gases fácilmente inflamables en cantidades peligrosas.

H 3-B «Inflamable»: Se aplica a las sustancias y los preparados líquidos que tienen un punto de inflamación superior o igual a 21 ºC e inferior o igual a 55 ºC.

H 4 «Irritante»: Se aplica a las sustancias y los preparados no corrosivos que pueden causar una reacción inflamatoria por contacto inmediato, prolongado o repetido con la piel o las mucosas.

H 5 «Nocivo»: Se aplica a las sustancias y los preparados que por inhalación, ingestión o penetración cutánea pueden entrañar riesgos de gravedad limitada para la salud.

H 6 «Tóxico»: Se aplica a las sustancias y los preparados (incluidos las sustancias y los preparados muy tóxicos) que por inhalación, ingestión o penetración cutánea pueden entrañar riesgos graves, agudos o crónicos e incluso la muerte.

H 7 «Cancerígeno»: Se aplica a las sustancias y los preparados que por inhalación, ingestión o penetración cutánea pueden producir cáncer o aumentar su frecuencia.

H 8 «Corrosivo»: Se aplica a las sustancias y los preparados que pueden destruir tejidos vivos al entrar en contacto con ellos.

H 9 «Infeccioso»: Se aplica a las sustancias y los preparados que contienen microorganismos viables, o sus toxinas, de los que se sabe o existen razones fundadas para creer que causan enfermedades en el ser humano o en otros organismos vivos.

H 10 «Tóxico para la reproducción»: Se aplica a las sustancias y los preparados que por inhalación, ingestión o penetración cutánea pueden producir malformaciones congénitas no hereditarias o aumentar su frecuencia.

H 11 «Mutagénico»: Se aplica a las sustancias y los preparados que por inhalación, ingestión o penetración cutánea pueden producir defectos genéticos hereditarios o aumentar su frecuencia.

H 12 Residuos que emiten gases tóxicos o muy tóxicos al entrar en contacto con el aire, con el agua o con un ácido.

H 13 «Sensibilizante»: Se aplica a las sustancias y los preparados que, por inhalación o penetración cutánea, pueden ocasionar una reacción de hipersensibilización, de forma que una exposición posterior a esa sustancia o preparado dé lugar a efectos nocivos característicos.

H 14 «Ecotóxico»: Se aplica a los residuos que presentan o pueden presentar riesgos inmediatos o diferidos para uno o más compartimentos del medio ambiente.

H 15 Residuos susceptibles, después de su eliminación, de dar lugar a otra sustancia por un medio cualquiera, por ejemplo, un lixiviado que posee alguna de las características antes enumeradas.

Estado de los residuos industriales peligrosos

  • Residuos industriales peligrosos líquidos.
  • Residuos industriales peligrosos pastosos.
  • Residuos industriales peligrosos sólidos.

Ejemplos de residuos industriales peligrosos

  • Aceites industriales usados
  • Trapos contaminados
  • Disolventes
  • Pinturas
  • Baterías
  • Pilas
  • Plásticos contaminados
  • Envases que hayan contenido sustancias peligrosas
  • Decapantes
  • Tintas

Residuos Industriales Peligrosos

Una de las principales actividades de nuestra empresa es la gestión de residuos industriales. En la actualidad, disponemos de dos centros de transferencia de residuos, para la gestión de residuos industriales peligrosos procedentes de todo el territorio nacional.

También participamos en el diseño de vertederos de seguridad y otras instalaciones para el tratamiento y la gestión de residuos.

Si tienes residuos industriales peligrosos y necesitas gestionarlos, ponte en contacto con nosotros.

¿Desea más información?